fbpx
Sígueme
Últimas entradas de Roberto Espinoza (ver todo)

Los trastornos de la conducta alimentaria son  condiciones complejas de salud mental que a menudo requieren la intervención de expertos médicos y psicológicos para alterar su curso.

Estos trastornos se describen en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales de la Asociación Americana de Psiquiatría,  (DSM).

¿Qué son los trastornos de conducta alimentaria?

Los trastornos de la conducta alimentaria o alimentarios son una variedad de afecciones psicológicas que provocan el desarrollo de hábitos alimenticios poco saludables. Pueden comenzar con una obsesión con la comida, el peso corporal o la forma del cuerpo.

En casos severos, los trastornos de conducta alimentaria pueden causar graves consecuencias para la salud e incluso pueden causar la muerte si no se tratan.

Las personas con trastornos alimentarios pueden tener una variedad de síntomas. Sin embargo, la mayoría incluye la restricción severa de alimentos, atracones de comida o comportamientos de purga como vómitos o ejercicio excesivo.

Aunque los trastornos de conducta alimentaria pueden afectar a personas de cualquier género en cualquier etapa de la vida, con mayor frecuencia se informan en adolescentes y mujeres jóvenes. De hecho, se estima que hasta el 13% de los jóvenes pueden experimentar al menos un trastorno alimentario a la edad de 20 años. Siendo los más comunes junto a los trastornos de ansiedad y los trastornos de personalidad

Tipos de trastornos de conducta alimentaria

A.-Anorexia Nerviosa

La anorexia nerviosa es probablemente el trastorno de la conducta alimentaria más conocido.

En general, se desarrolla durante la adolescencia o la edad adulta y tiende a afectar a más mujeres que hombres.

Las personas con anorexia generalmente se consideran con sobrepeso, incluso si tienen un bajo peso peligroso. Tienden a controlar constantemente su peso, evitan comer ciertos tipos de alimentos y restringen severamente sus calorías.

Los síntomas comunes de la anorexia nerviosa incluyen :
  • tener un peso bastante bajo en comparación con personas de edad y altura similares
    patrones de alimentación muy restringidos
  • un miedo intenso a aumentar de peso o comportamientos persistentes para evitar aumentar de peso, a pesar de tener bajo peso
  • una búsqueda incesante de delgadez y falta de voluntad para mantener un peso saludable
  • Una fuerte influencia del peso corporal o la forma corporal percibida en la autoestima
  • una imagen corporal distorsionada, que incluye la negación de tener un bajo peso
    Los síntomas obsesivo-compulsivos también suelen estar presentes. Por ejemplo, muchas personas con anorexia a menudo están preocupadas con pensamientos constantes sobre la comida, y algunas pueden recolectar obsesivamente recetas o acumular comida.

Esas personas también pueden tener dificultades para comer en público y muestran un fuerte deseo de controlar su entorno, lo que limita su capacidad de ser espontáneos.

La anorexia se clasifica oficialmente en dos subtipos: el tipo restrictivo y el tipo de atracones y purgas 

Las personas con el tipo restrictivo pierden peso únicamente a través de la dieta, el ayuno o el ejercicio excesivo.

Las personas con atracones y purgas pueden comer grandes cantidades de alimentos o comer muy poco. En ambos casos, después de comer, se purgan utilizando actividades como vómitos, tomar laxantes o diuréticos, o hacer ejercicio en exceso.

La anorexia puede ser muy perjudicial para el cuerpo. Con el tiempo, las personas que viven con él pueden experimentar el adelgazamiento de sus huesos, infertilidad, cabello y uñas quebradizas, y el crecimiento de una capa de cabello fino en todo su cuerpo (9).

En casos graves, la anorexia puede provocar insuficiencia cardíaca, cerebral o multiorgánica y la muerte.

B.-Bulimia Nerviosa

La bulimia nerviosa es otro trastorno de la conducta alimentaria bien conocido.

Al igual que la anorexia, la bulimia tiende a desarrollarse durante la adolescencia y la edad adulta temprana y parece ser menos común entre los hombres que entre las mujeres.

Las personas con bulimia con frecuencia comen cantidades inusualmente grandes de alimentos en un período específico de tiempo.

Cada episodio de atracones generalmente continúa hasta que la persona se llena dolorosamente. Durante un atracón, la persona generalmente siente que no puede dejar de comer o controlar cuánto está comiendo.

Los atracones pueden ocurrir con cualquier tipo de alimento, pero generalmente ocurren con alimentos que el individuo normalmente evitaría.

Luego, las personas con bulimia intentan purgarse para compensar las calorías consumidas y aliviar las molestias intestinales.

Los comportamientos de purga comunes incluyen vómitos forzados, ayuno, laxantes, diuréticos, enemas y ejercicio excesivo.

Los síntomas pueden parecer muy similares a los de los subtipos de anorexia nerviosa por atracones o purgas. Sin embargo, las personas con bulimia generalmente mantienen un peso relativamente normal, en lugar de tener bajo peso.

Los síntomas comunes de la bulimia nerviosa incluyen :
  • episodios recurrentes de atracones con una sensación de falta de control
  • episodios recurrentes de conductas de purga inapropiadas para evitar el aumento de peso
  • Una autoestima demasiado influenciada por la forma y el peso del cuerpo
  • miedo a aumentar de peso, a pesar de tener un peso normal
  • Los efectos secundarios de la bulimia pueden incluir inflamación y dolor de garganta, glándulas salivales inflamadas, esmalte dental desgastado, caries dental, reflujo ácido, irritación intestinal, deshidratación severa y trastornos hormonales .

En casos severos, la bulimia también puede crear un desequilibrio en los niveles de electrolitos, como sodio, potasio y calcio. Esto puede causar un derrame cerebral o un ataque al corazón.

C.-Trastorno por Atracones

Por lo general, comienza durante la adolescencia y la edad adulta temprana, aunque puede desarrollarse más adelante.

Las personas con este trastorno de la conducta alimentaria  tienen síntomas similares a los de la bulimia o el subtipo de anorexia por atracones.

Por ejemplo, generalmente comen cantidades inusualmente grandes de alimentos en períodos de tiempo relativamente cortos y sienten una falta de control durante los atracones.

Las personas con trastorno por atracón no restringen las calorías ni usan comportamientos de purga, como vómitos o ejercicio excesivo, para compensar sus atracones.

Los síntomas comunes del trastorno por atracón incluyen :
  • comer grandes cantidades de alimentos rápidamente, en secreto y hasta que se sientan incómodos, a pesar de no sentir hambre
  • sensación de falta de control durante los episodios de atracones
  • sentimientos de angustia, como vergüenza, asco o culpa, cuando se piensa en el comportamiento de atracones
  • No utilizar comportamientos de purga, como restricción calórica, vómitos, ejercicio excesivo o uso de laxantes o diuréticos, para compensar los atracones.

D.-Pica

La pica es otro trastorno de la conducta alimentaria que implica comer cosas que no se consideran alimentos.

Las personas con pica ansían sustancias no alimentarias, como hielo, suciedad, tierra, tiza, jabón, papel, cabello, tela, lana, guijarros, detergente para la ropa o almidón de maíz .

La pica puede ocurrir en adultos, así como en niños y adolescentes. Dicho esto, este trastorno se observa con mayor frecuencia en niños, mujeres embarazadas y personas con discapacidades mentales .

Las personas con pica pueden tener un mayor riesgo de intoxicación, infecciones, lesiones intestinales y deficiencias nutricionales. Dependiendo de las sustancias ingeridas, la pica puede ser fatal.

Sin embargo, para ser considerado pica, el consumo de sustancias no alimentarias no debe ser una parte normal de la cultura o religión de alguien. Además, no debe considerarse una práctica socialmente aceptable por los compañeros de una persona.

Se debe mencionar que existen más trastornos de la conducta alimentaria, sin embargo los mencionados son los más comunes entre las personas. 

Tratamiento de los trastornos de conducta alimentaria

El tratamiento de los trastornos de conducta alimentaria depende de su trastorno particular y de sus síntomas. Por lo general, incluye una combinación de terapia psicológica (psicoterapia), educación nutricional, monitoreo médico y, a veces, medicamentos.

El tratamiento del trastorno alimentario también implica abordar otros problemas de salud causados ​​por un trastorno alimentario, que pueden ser graves o incluso mortales si no se tratan durante demasiado tiempo. Si un trastorno alimentario no mejora con el tratamiento estándar o causa problemas de salud, es posible que necesite hospitalización u otro tipo de programa de hospitalización.

Tener un enfoque organizado para el tratamiento del trastorno alimentario puede ayudarlo a controlar los síntomas, recuperar un peso saludable y mantener su salud física y mental.

Donde empezar

Ya sea que comience por ver a su médico de atención primaria o algún tipo de profesional de la salud mental, es probable que se beneficie de una derivación a un equipo de profesionales que se especializan en el tratamiento del trastorno alimentario.

Suscríbete y obtén más libros gratuitos, artículos, cursos y recursos para aprender psicología

Suscríbete y obtén más libros gratuitos, artículos, cursos y recursos para aprender psicología

No te preocupes nosotros también odiamos el spam, te prometemos enviarte solo contenido de psicología 

Te has registrado de manera exitosa