fbpx

autoestima sé tus mismo psicologia blog

1.-Introducción: ¿Qué es la autoestima?

La autoestima, concepto que ha variado con el tiempo y que ha sido mayor objeto de estudio, se define tradicionalmente como juicio individual, íntimo o personal de la propia estimación de valía (Cogollo, Herazo, y Campo, 2015). Se define tradicionalmente a la autoestima como la evaluación que el individuo hace que generalmente mantiene con respecto a sí mismo, expresada  como una actitud de aprobación o desaprobación del individuo en función a que se crea capaz y valioso, a pesar de los errores o fracasos que pueda cometer (Rosenberg, 1965). En la práctica, se define como la tarea de entrar en una mismo para autopercibirse prestando atención a las operaciones mentales personales referidas a uno considerando como se ve, las palabras que se dice y las emociones y sentimientos que experimenta con respecto al propio individuo (Monbourquette, 2004). No obstante, muchos autores han presentado dificultades para la utilización precisa del término “Autoestima” confundiendo este con el término “Autoconcepto”; sin embargo, actualmente se señala que estos conceptos guardan relación entre sí pero presentan diferencias en su significación y dinámica (González, 1999). En relación a esta distinción, otros autores la definen como la valoración que el sujeto hace de su autoconcepto, de aquello que conoce de sí mismo considerando a  la autoestima como un aspecto del autoconcepto o como un componente del autoconcepto (Cómo se cita en Ramírez, Rivas y Mosqueda, 2019)

2.-Niveles de autoestima

La autoestima es núcleo importante de nuestra personalidad e influye en la autorregulación de la conducta, en la toma de decisiones, en los planes de actuación y en la elección de objetivos y metas. Es por esto que, con independencia de una validación externa o social, la autoestima crea un conjunto de expectativas acerca de lo que es posible, a medida  que vayan pasando por diferentes experiencias en la vida. En consecuencia, la autoestima se puede clasificar en autoestima baja, alta y moderada (Citado de Camaiora Chiappe, 2018)

La autoestima alta refiere a una buena valoración de sí misma que depende  únicamente del valor y de las cualidades que considera la persona tener sin la necesidad de compararse con otras midiéndose por el progreso de uno mismo (Zenteno-Duran, 2017). Asimismo, quien posee alta autoestima, desarrolla la idea de que el resto de personas debe ser considerado digno de respeto y amor, por lo que ellos mismos suelen verse amables en sus relaciones sociales (Branden, 2001). De igual forma, tienen confianza en su competencia, en sus decisiones y en su éxito académico y laboral  pues tienen mayor capacidad de manejar las críticas y las evaluaciones ya que son más capaces de apreciarlas en su justo valor (Zenteno- Duran, 2017).

Además, el contar con una alta autoestima, lleva a contar con más recursos para sobreponerse ante situaciones difíciles en caso de pérdida, pues estas personas no solo visualizan el aspecto de negativo de la situación, sino ven oportunidad de aprendizaje que toda situación dolorosa contiene (Cogollo et al., 2015). Estas personas experimentan un sano sentimiento de agrado y satisfacción consigo mismo. Valoran y aceptan sus virtudes y defectos, sintiendo que esas limitaciones no disminuyen su valor esencial como persona (Castex, Montecinos y Quiroz. 2002)

Con respecto a la autoestima baja, se ha asociado con la dependencia, excesiva necesidad de aprobación, sentimientos de desesperanzas, hostilidad enmascarada, depresión, ansiedad, sumisión, salud general débil, aislamiento y abandono (Mora, y Raich, 2005). Estos individuos se consideran a sí mismo los suficientemente débiles como para vencer sus diferencias, permanecen aislados ante algún grupo social determinado, son sensibles a la crítica, presentan problemas para poder establecer relaciones amistosas y consideran que las ideas y trabajos de otras personas son mucho mejores que las suyas (Cómo se cita en Rodríguez, Choquehuanca., Flores., 2013).  Es decir, reflejan sentimientos adversos sobre si mismos, se comparan y no se sienten importantes, manteniendo constantes actitudes negativas hacia sí mismos. En el aspecto social, el individuo es propenso a mostrar más simpatía por alguien que lo acepta, pero experimenta dificultades para reconocer acercamientos afectuoso o de aceptación, esperando la convalidación social sobre su propia visión adversa contra sí mismo, teniendo pocas esperanzas de encontrar aprobación y por tal motivo tienen una necesidad particular de recibirla (Ángulo, 2013).

Las personas con autoestima media, se caracterizan  por presentar similitudes con las personas que tienen la autoestima alta, sin embargo, lo evidencia a menor magnitud. Sus conductas pueden ser positivas, como mostrarse optimistas y capaces de aceptar críticas, pero pueden sentirse inseguros en las estimaciones de su valía personal y pueden depender de la aceptación social (Cómo se cita en Rodríguez, et al, 2013). En otras palabras, las personas con autoestima promedio, tienen posibilidad de mantener una autoevaluación alta de sí mismo, pero en alguna situación específica esta situación puede ser realmente baja. Por otro lado, tienen una buena posibilidad de lograr una adaptación social de manera normal (Ángulo, 2013).

3.-Escala de autoestima: ¿Cómo medir la autoestima?

Un  instrumento de bastante uso para medir autoestima es la   Escala de Autoestima de Coopersmith (1967): cuestionario de autoestima que tiene como objetivo medir las actitudes valorativas en las áreas: Personal, Familiar y Social de la experiencia del sujeto. Esta escala es destinada a personas que van de 16 años en adelante. Consta de 25 ítems que abarcan  experiencias, sentimientos, pensamientos y emociones que pasan a lo largo de la vida. Respecto al nivel de validez y confiabilidad, se encontró una confiabilidad test-retest de .80 en mujeres, en períodos de 6 a 58 semanas. Con respecto a la validez del constructo, se refieren diferencias significativas entre los grupos de alta y baja autoestima (Perlow, 1987). A pesar de ser una escala muy conocida y completa, no se utilizó en esta investigación, ya que esta investigación está centrada en medir los niveles de autoestima (bajo, intermedio y bajo). Por tal motivo se empleó la escala de autoestima de Rosenberg.

La escala fue validada por primera vez en 1960, con una muestra de 5.024 estudiantes. Se mostró una alta fiabilidad en las correlaciones test-retest en el rango de 0,82 hasta 0,88. Además a lo largo de los años se han realizado gran cantidad de traducciones y validaciones con semejantes resultado (Atienza et al., 2000).

La adaptación de la Escala de Rosenberg hecha por Vázquez, Jiménez y Vázquez-Morejón (2004) donde se evaluó a pacientes tratados en centros de salud mental. Se brinda evidencias de validez y confiabilidad. Por un lado, la validez de criterio tipo divergente; en este caso la autoestima se asoció a la psicopatología en general. Donde la puntuaciones muestran una relación sustancial de signo negativo con puntuación total en el cuestionario de 90 síntomas -SCL90R- (r = -0.61)

Vídeo

 

Bibliografía:

  • Angulo, D. (2013). “AUTOESTIMA Y SATISFACCIÓN MARITAL EN TRABAJADORES CON MOVILIDAD LABORAL” (Bachiller). Universidad Catolica de Santa María.
  • Atienza, F., Moreno, Y., y Balaguer, I. (2000). Análisis de la Dimensionalidad de la Escala de Autoestima de Rosenberg en una Muestra de Adolescentes Valencianos. Revista De Psicología Universitas Tarraconensis, 22, 29-42. Retrieved from https://www.researchgate.net/publication/308341043_Analisis_de_la_dimensionalidad_de_la_Escala_de_Autoestima_de_Rosenberg_en_una_muestra_de_adolescentes_valencianos
  • Branden , N. (2001). La Psicología del Autoestima. América: Paidos América
  • Camaiora Chiappe, G. (2018). Dependencia Emocional Y Autoestima general y contingentes a la relaciones de pareja en mujeres adultas en una relación de pareja de Lima Metropolitana (Tesis de pregrado). Lima : Universidad de Lima .
  • Castex, A., Montecinos, P., y Quiroz, A. (2002). Sentimiento de ser útil y necesario en el mundo, 32-34. 
  • Cogollo, Z., Herazo, E., y Campo, A. A. (2015). Escala de rosenberg para autoestima:consistencia interna y dimensionalidad en estudiantes de Cartagena, Colombia. Psicología:Avances en la disciplina, 61-71.
  • Coopersmith, S. (1967) The antecedents o/ self-esteem. Consulting Psychologists Press
  • González Martínez, M. (1999). Algo sobre autoestima: Qué es y cómo se expresa. Revista de Pedagogía de la Universidad de Salamanca, 217-232.
  • Monbourquette, J. (2004). De la Autoestima a la estima del Yo Profundo; De la psicología de la espiritualidad (págs. 27-51). Montreal (Quebec) : Sal Terrae.
  • Mora, M. y Raich, R.. (2005). Introducción. En Autoestima(pp. 9-19). Madrid: Sintesis.

 

 

 

Suscríbete y obtén más libros gratuitos, artículos, cursos y recursos para aprender psicología

Suscríbete y obtén más libros gratuitos, artículos, cursos y recursos para aprender psicología

No te preocupes nosotros también odiamos el spam, te prometemos enviarte solo contenido de psicología 

Te has registrado de manera exitosa