fbpx
Sígueme
Últimas entradas de Roberto Espinoza (ver todo)

Existen muchos trastornos capaces de afectar significativamente la calidad de vida de las personas, y algunos de ellos son poco frecuentes y pueden llegar a pasar desapercibidos si no se tiene conocimiento al respecto. Uno de estos trastornos es la ciclotimia, también conocida como “trastorno ciclotímico”.

Se trata de un trastorno del estado de ánimo, donde la persona que lo padece constantemente sufre altibajos emocionales. Sin embargo, se diferencia del trastorno bipolar I o II en el hecho de que dichos altibajos no son tan extremos.

Síntomas del trastorno ciclotímico

La principal característica de la ciclotimia son los llamados “altibajos emocionales”. Es decir, en determinados momentos, la persona que padece esta condición puede llegar a sentirse en la cima del universo; mientras que en otros momentos puede sentirse completamente devastada e incluso puede llegar a tener pensamientos suicidas.

Una persona con ciclotimia no tiene dificultades para desenvolverse en el día a día con total normalidad, aunque no siempre en óptimas condiciones. El problema radica en que los cambios de humor pueden cambiar la forma en que estas personas reaccionan a las circunstancias o a la vida en general, ya que no pueden predecir cómo se van a sentir.

En este punto es importante resaltar que los síntomas van a depender de en qué punto se encuentra la persona. Es decir, variarán de acuerdo a si está pasando por un alto o un bajo emocional. Así, hay síntomas de los altos ciclotímicos y de los bajos ciclotímicos.

Algunos de los síntomas más comunes de los altos ciclotímicos son: hablar más de lo que se acostumbra, exceso de autoestima o de optimismo, imprudencia, frenesí constante de ideas, irritabilidad, insomnio y dificultad para concentrarse.

Por otro lado, entre los síntomas más habituales de los bajos ciclotímicos se encuentran: constantes ganas de llorar, depresión, sensación de insignificancia, irritabilidad, alteraciones metabólicas, desinterés, fatiga, culpa, insomnio, dificultades para concentrarse y pensamientos suicidas (en los casos más graves).

Diagnóstico del trastorno ciclotímico

Con el fin de detectar oportunamente si una persona padece de trastorno ciclotímico, el médico, psiquiatra o profesional de la salud deberá hacer varios análisis y exámenes, entre los cuales se incluyen los siguientes:

  • Prueba de laboratorio. Se recurre a realizar exámenes de laboratorio para poder detectar cualquier cambio que esté ocasionando los síntomas descritos anteriormente.
  • Examen psicológico. En este caso, el profesional se encargará de entrevistar al paciente con el fin de conocer sus sentimientos y pensamientos. Además, también se realizan preguntas, tanto al paciente como a sus amigos o familiares, con el fin de detectar patrones conductuales o síntomas propios de alguien con trastorno ciclotímico.
  • Análisis de un registro diario de estados de ánimo. Otra técnica utilizada para detectar la ciclotimia es pedirle al paciente que lleve un registro de todos sus estados de ánimo. Posteriormente, el profesional de la salud se encargará de analizar dicho registro.

Según el “Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentalesDSM V, el profesional puede analizar cinco puntos al momento de diagnosticar ciclotimia. Estos son:

  1. A lo largo de un tiempo mínimo de dos años, el paciente ha tenido una amplia cantidad de períodos donde el estado de ánimo está acelerado y períodos donde está decaído.
  2. El estado de ánimo está estable por periodos menores a los 2 meses.
  3. Los estados de ánimo afectan considerablemente el desempeño del paciente, tanto a nivel escolar como laboral, familiar y social.
  4. Los síntomas que se presentan no son tan graves como para ser parte del trastorno bipolar.
  5. Los síntomas no son una consecuencia de la ingesta de sustancias como el alcohol o las drogas, y tampoco son el producto de alguna enfermedad.

Tratamiento 

Las personas que tienen este trastorno necesitan someterse a tratamientos durante periodos prolongados, aunque el paciente se sienta mejor. De esta forma se evita el riesgo de desarrollar bipolaridad, a la vez que se disminuyen, controlan o eliminan los síntomas.

Los principales tratamientos para este trastorno son los medicamentos y la psicoterapia. Todo esto bajo supervisión de un profesional.

Cabe destacar que no existe como tal un medicamento contra la ciclotimia, pero el médico suele recomendar los mismos que se utilizan para tratar el trastorno bipolar. Esto se debe a que dichos fármacos son altamente efectivos para regular los síntomas del trastorno ciclotímico, a la vez que previene los altibajos emocionales.

Finalmente, la psicoterapia se considera una parte vital del tratamiento de la ciclotimia. Los dos tipos principales de psicoterapia que se utilizan para tratar la ciclotimia son la terapia cognitivo-conductual y la terapia del bienestar.

La terapia cognitivo-conductual se enfoca en identificar creencias y comportamientos negativos o no saludables y reemplazarlos por otros positivos o saludables. También puede ayudarlo a manejar el estrés y desarrollar técnicas de afrontamiento.

La terapia de bienestar se centra en mejorar la calidad de vida en general en lugar de corregir síntomas psicológicos específicos. Un estudio clínico reciente encontró que una combinación de terapia cognitivo-conductual y terapia de bienestar aporta mejoras significativas a la vida de los pacientes con ciclotimia.

Otros tipos de terapia que pueden beneficiar a los pacientes incluyen terapia de conversación, familiar o grupal

Referencias

Suscríbete y obtén más libros gratuitos, artículos, cursos y recursos para aprender psicología

Suscríbete y obtén más libros gratuitos, artículos, cursos y recursos para aprender psicología

No te preocupes nosotros también odiamos el spam, te prometemos enviarte solo contenido de psicología 

Te has registrado de manera exitosa