fbpx
Todo lo que debes saber y conocer de la “Resiliencia”

Todo lo que debes saber y conocer de la “Resiliencia”

todo lo que debes saber sobre la resiliencia psicologia autodidacta

1.-¿Qué es la resiliencia?

La resiliencia es la capacidad de una persona o un grupo para crecer en presencia de grandes dificultades. Esta resiliencia no es fija, sino que varia a lo largo de la vida y nunca es absoluta, se construye en interacciones con el entorno. Además, la resiliencia inspiraría cambios fundamentales de la forma de ver la vida.

Algunas implicancias de la resiliencia:

A.-Cambios prácticos

  • Un cambio de mirada practica
  • El profesional busca los recursos de una persona y de su entorno para ayudarla

B.-La ambigüedad de los factores de resiliencia

  • Se habla de los factores de protección (resiliencia) y riesgo.
  • A la hora de la práctica no es fácil hacer diferencias entre estos dos.
  • Muchos factores de protección se pueden volver de riesgo
  • La aceptación del otro, la autoestima, descubrir un sentido a las cosas y el humor como factores de protección

C.-La dimensión ética de la resiliencia

  • La dimensión ética está muy presente en la práctica de la resiliencia
  • Muestra una mirada más clara con una mayor cantidad de matices y profundidad
  • Es fundamental creer en el otro y en su capacidad para actuar bien y para crecer

D.-La articulación entre resiliencia y otros temas

  • La articulación entre resiliencia y los derechos humanos en general es muy lucida, porque constituye el punto de encuentro entre las responsabilidades individuales y las colectivas entre la persona y la sociedad
  • La exploración de la resiliencia también abarca campos como los relacionados a los descubrimientos del sentido de la vida y la filosofía
  • También se considera la belleza, ya sea natural o de expresión humana. Puede vincularnos de un modo fuerte y positivo ante la vida que nos rodea para poder restaurar la esperanza de algo positivo.

E.-En busca de una metodología de exploración

  • No está aún muy claro, pero hay una propuesta planteada por Wolfgang: construyamos nuestros conocimientos en un proceso continuo que se alimente de distintas fuentes de información y contraste lo que estas distintas fuentes nos enseñan.
  • Este proceso implica un mínimo de apertura cultural que permita cuestionar algunas de nuestras evidencias, en lugar de imponer ideas sobre los demás

F.-Hacia otra visión de la vida humana

  • Sentirse profundamente aceptado como persona humana, más allá de nuestras debilidades y tonterías, es considerad un factor importante de la resiliencia. Pero esto implica que el otro reconozca mis fragilidades, las respete y me acepte con ellas.
  • El reconocimiento mutuo es muy importante precisamente en situaciones extremas, incluso de impotencia

G.-En el corazón de la resiliencia

  • Se debe unir el realismo con la esperanza, porque la esperanza tiene algo de realismo y viceversa

2.-La promoción de la resiliencia en niños y niñas y adolescentes:

resiliencia - resiliencia niños y adolescentes - resiliencia y ética

El apego desde pequeños como base fundamental para el crecimiento de la autoestima y posteriormente la resiliencia. Esta resiliencia crece en la interacción con los demás, ya sean figuras paternas como con los amigos y todo lo que abarca el ámbito social. La resiliencia infantil y adolescente emerge de la mente de los niños, de su actividad cerebral pero también de la interacción entre la estructura biológica determinada por su genética y las relaciones interpersonales

La resiliencia infantil primaria:

La resiliencia primaria se construye en los primeros años de vida y su punto clave es el apego sano y seguro. Factores culturales, sociales y económicos pueden fomentar de manera tanto como positiva como negativa al niño y su desarrollo. La diferencia entre un niño feliz, mentalmente sano y sin problemas de conducta con uno que no es, es que el creció en un ambiente favorable lleno de amor y con adultos atentos a su cuidado

A lo llamado resiliencia primaria infantil es la capacidad para hacer frente a los desafíos del desarrollo y a las adversidades que pueden conocer en el mundo adulto. Esta capacidad se desarrolla gracias a las competencias y habilidades de sus padres u otros modelos que satisfacen necesidades.

La resiliencia secundaria:

Corresponde a la capacidad de los niños que han sufrido dolor y daño traumático para poder superar las consecuencias de este daño, desarrollando un proyecto social y personal constructivo gracias al valor terapéutico del amor y la solidaridad que encontraron en su entorno social. Es una fuerza que emerge de las relaciones sociales postivas. Los conceptos de resiliencia primaria y secundaria nos ayudan a generar programas de prevención y poder tratar traumas infantiles

3.-¿Qué caracteriza a una persona resiliente?

características de las personas resilientes, caracateristcias de la resiliencia

Las personas que practican la resiliencia:

a.-Son conscientes de sus potencialidades y limitaciones. El autoconocimiento es un arma muy poderosa para enfrentar las adversidades y los retos, y las personas resilientes saben usarla a su favor. Estas personas saben cuáles son sus principales fortalezas y habilidades, así como sus limitaciones y defectos. De esta manera pueden trazarse metas más objetivas que no solo tienen en cuenta sus necesidades y sueños, sino también los recursos de los que disponen para conseguirlas.

b.-Son creativas. La persona con una alta capacidad de resiliencia no se limita a intentar pegar el jarrón roto, es consciente de que ya nunca a volverá a ser el mismo. El resiliente hará un mosaico con los trozos rotos, y transformará su experiencia dolorosa en algo bello o útil. De lo vil, saca lo precioso.

c.-Confían en sus capacidades. Al ser conscientes de sus potencialidades y limitaciones, las personas resilientes confían en lo que son capaces de hacer. Si algo les caracteriza es que no pierden de vista sus objetivos y se sienten seguras de lo que pueden lograr. No obstante, también reconocen la importancia del trabajo en equipo y no se encierran en sí mismas, sino que saben cuándo es necesario pedir ayuda.

d.-Asumen las dificultades como una oportunidad para aprender. A lo largo de la vida enfrentamos muchas situaciones dolorosas que nos desmotivan, pero las personas con un alto nivel de resiliencia son capaces de ver más allá de esos momentos y no desfallecen. Estas personas asumen las crisis como una oportunidad para generar un cambio, para aprender y crecer. Saben que esos momentos no serán eternos y que su futuro dependerá de la manera en que reaccionen. Cuando se enfrentan a una adversidad se preguntan: ¿qué puedo aprender yo de esto.

e.-Practican el mindfulness o conciencia plena. Aún sin ser conscientes de esta práctica milenaria, las personas resilientes tienen el hábito de estar plenamente presentes, de vivir en el aquí y ahora y de tienen una gran capacidad de aceptación. Para estas personas el pasado forma parte del ayer y no es una fuente de culpabilidad y zozobra mientras que el futuro no les aturde con su cuota de incertidumbre y preocupaciones. Son capaces de aceptar las experiencias tal y como se presentan e intentan sacarles el mayor provecho. Disfrutan de los pequeños detalles y no han perdido su capacidad para asombrarse ante la vida.

f.-Ven la vida con objetividad, pero siempre a través de un prisma optimista. Las personas resilientes son muy objetivas, saben cuáles son sus potencialidades, los recursos que tienen a su alcance y sus metas, pero eso no implica que no sean optimistas. Al ser conscientes de que nada es completamente positivo ni negativo, se esfuerzan por centrarse en los aspectos positivos y disfrutan de los retos. Estas personas desarrollan un optimismo realista, también llamado optimalismo, y están convencidas de que por muy oscura que se presente su jornada, el día siguiente puede ser mejor.

g.-Se rodean de personas que tienen una actitud positiva. Las personas que practican la resiliencia saben cultivar sus amistades, por lo que generalmente se rodean de personas que mantienen una actitud positiva ante la vida y evitan a aquellos que se comportan como vampiros emocionales. De esta forma, logran crear una sólida red de apoyo que les puede sostener en los momentos más difíciles.

h.-No intentan controlar las situaciones, sino sus emociones. Una de las principales fuentes de tensiones y estrés es el deseo de querer controlar todos los aspectos de nuestra vida. Por eso, cuando algo se nos escapa de entre las manos, nos sentimos culpables e inseguros. Sin embargo, las personas con capacidad de resiliencia saben que es imposible controlar todas las situaciones, han aprendido a lidiar con la incertidumbre y se sienten cómodos aunque no tengan el control. Se centran en cambiar sus emociones, cuando no pueden cambiar la realidad.

i.-Son flexibles ante los cambios. A pesar de que las personas resilientes tienen una autoimagen muy clara y saben perfectamente qué quieren lograr, también tienen la suficiente flexibilidad como para adaptar sus planes y cambiar sus metas cuando es necesario. Estas personas no se cierran al cambio y siempre están dispuestas a valorar diferentes alternativas, sin aferrarse obsesivamente a sus planes iniciales o a una única solución.

j.-Son tenaces en sus propósitos. El hecho de que los resilientes sean flexibles no implica que renuncien a sus metas, al contrario, si algo las distingue es su perseverancia y su capacidad de lucha. La diferencia estriba en que no luchan contra molinos de viento, sino que aprovechan el sentido de la corriente y fluyen con ella. Estas personas tienen una motivación intrínseca que les ayuda a mantenerse firmes y luchar por lo que se proponen.

k.-Afrontan la adversidad con humor. Una de las características esenciales de las personas resilientes es su sentido del humor, son capaces de reírse de la adversidad y sacar una broma de sus desdichas. La risa es su mejor aliada porque les ayuda a mantenerse optimistas y, sobre todo, les permite enfocarse en los aspectos positivos de las situaciones.

l.-Buscan la ayuda de los demás y el apoyo social. Cuando las personas resilientes pasan por un suceso potencialmente traumático su primer objetivo es superarlo, para ello, son conscientes de la importancia del apoyo social y no dudan en buscar ayuda profesional cuando lo necesitan.

Links que te pueden ser de ayuda:

Patrocinadores

Libros sobre resiliencia

Resiliencia. Serie Inteligencia Emocional HBR Resiliencia: El arte de caer y levantarse Humor, entre la risa y las lágrimas: Traumas y resiliencia Envejecer con resiliencia: Cuando la vejez llega Los buenos tratos a la infancia. Parentalidad, apego y resiliencia
La autoestima desde una perspectiva psicológica

La autoestima desde una perspectiva psicológica

autoestima sé tus mismo psicologia blog

1.-Introducción: ¿Qué es la autoestima?

La autoestima, concepto que ha variado con el tiempo y que ha sido mayor objeto de estudio, se define tradicionalmente como juicio individual, íntimo o personal de la propia estimación de valía (Cogollo, Herazo, y Campo, 2015). Se define tradicionalmente a la autoestima como la evaluación que el individuo hace que generalmente mantiene con respecto a sí mismo, expresada  como una actitud de aprobación o desaprobación del individuo en función a que se crea capaz y valioso, a pesar de los errores o fracasos que pueda cometer (Rosenberg, 1965). En la práctica, se define como la tarea de entrar en una mismo para autopercibirse prestando atención a las operaciones mentales personales referidas a uno considerando como se ve, las palabras que se dice y las emociones y sentimientos que experimenta con respecto al propio individuo (Monbourquette, 2004). No obstante, muchos autores han presentado dificultades para la utilización precisa del término “Autoestima” confundiendo este con el término “Autoconcepto”; sin embargo, actualmente se señala que estos conceptos guardan relación entre sí pero presentan diferencias en su significación y dinámica (González, 1999). En relación a esta distinción, otros autores la definen como la valoración que el sujeto hace de su autoconcepto, de aquello que conoce de sí mismo considerando a  la autoestima como un aspecto del autoconcepto o como un componente del autoconcepto (Cómo se cita en Ramírez, Rivas y Mosqueda, 2019)

2.-Niveles de autoestima

La autoestima es núcleo importante de nuestra personalidad e influye en la autorregulación de la conducta, en la toma de decisiones, en los planes de actuación y en la elección de objetivos y metas. Es por esto que, con independencia de una validación externa o social, la autoestima crea un conjunto de expectativas acerca de lo que es posible, a medida  que vayan pasando por diferentes experiencias en la vida. En consecuencia, la autoestima se puede clasificar en autoestima baja, alta y moderada (Citado de Camaiora Chiappe, 2018)

La autoestima alta refiere a una buena valoración de sí misma que depende  únicamente del valor y de las cualidades que considera la persona tener sin la necesidad de compararse con otras midiéndose por el progreso de uno mismo (Zenteno-Duran, 2017). Asimismo, quien posee alta autoestima, desarrolla la idea de que el resto de personas debe ser considerado digno de respeto y amor, por lo que ellos mismos suelen verse amables en sus relaciones sociales (Branden, 2001). De igual forma, tienen confianza en su competencia, en sus decisiones y en su éxito académico y laboral  pues tienen mayor capacidad de manejar las críticas y las evaluaciones ya que son más capaces de apreciarlas en su justo valor (Zenteno- Duran, 2017).

Además, el contar con una alta autoestima, lleva a contar con más recursos para sobreponerse ante situaciones difíciles en caso de pérdida, pues estas personas no solo visualizan el aspecto de negativo de la situación, sino ven oportunidad de aprendizaje que toda situación dolorosa contiene (Cogollo et al., 2015). Estas personas experimentan un sano sentimiento de agrado y satisfacción consigo mismo. Valoran y aceptan sus virtudes y defectos, sintiendo que esas limitaciones no disminuyen su valor esencial como persona (Castex, Montecinos y Quiroz. 2002)

Con respecto a la autoestima baja, se ha asociado con la dependencia, excesiva necesidad de aprobación, sentimientos de desesperanzas, hostilidad enmascarada, depresión, ansiedad, sumisión, salud general débil, aislamiento y abandono (Mora, y Raich, 2005). Estos individuos se consideran a sí mismo los suficientemente débiles como para vencer sus diferencias, permanecen aislados ante algún grupo social determinado, son sensibles a la crítica, presentan problemas para poder establecer relaciones amistosas y consideran que las ideas y trabajos de otras personas son mucho mejores que las suyas (Cómo se cita en Rodríguez, Choquehuanca., Flores., 2013).  Es decir, reflejan sentimientos adversos sobre si mismos, se comparan y no se sienten importantes, manteniendo constantes actitudes negativas hacia sí mismos. En el aspecto social, el individuo es propenso a mostrar más simpatía por alguien que lo acepta, pero experimenta dificultades para reconocer acercamientos afectuoso o de aceptación, esperando la convalidación social sobre su propia visión adversa contra sí mismo, teniendo pocas esperanzas de encontrar aprobación y por tal motivo tienen una necesidad particular de recibirla (Ángulo, 2013).

Las personas con autoestima media, se caracterizan  por presentar similitudes con las personas que tienen la autoestima alta, sin embargo, lo evidencia a menor magnitud. Sus conductas pueden ser positivas, como mostrarse optimistas y capaces de aceptar críticas, pero pueden sentirse inseguros en las estimaciones de su valía personal y pueden depender de la aceptación social (Cómo se cita en Rodríguez, et al, 2013). En otras palabras, las personas con autoestima promedio, tienen posibilidad de mantener una autoevaluación alta de sí mismo, pero en alguna situación específica esta situación puede ser realmente baja. Por otro lado, tienen una buena posibilidad de lograr una adaptación social de manera normal (Ángulo, 2013).

3.-Escala de autoestima: ¿Cómo medir la autoestima?

Un  instrumento de bastante uso para medir autoestima es la   Escala de Autoestima de Coopersmith (1967): cuestionario de autoestima que tiene como objetivo medir las actitudes valorativas en las áreas: Personal, Familiar y Social de la experiencia del sujeto. Esta escala es destinada a personas que van de 16 años en adelante. Consta de 25 ítems que abarcan  experiencias, sentimientos, pensamientos y emociones que pasan a lo largo de la vida. Respecto al nivel de validez y confiabilidad, se encontró una confiabilidad test-retest de .80 en mujeres, en períodos de 6 a 58 semanas. Con respecto a la validez del constructo, se refieren diferencias significativas entre los grupos de alta y baja autoestima (Perlow, 1987). A pesar de ser una escala muy conocida y completa, no se utilizó en esta investigación, ya que esta investigación está centrada en medir los niveles de autoestima (bajo, intermedio y bajo). Por tal motivo se empleó la escala de autoestima de Rosenberg.

La escala fue validada por primera vez en 1960, con una muestra de 5.024 estudiantes. Se mostró una alta fiabilidad en las correlaciones test-retest en el rango de 0,82 hasta 0,88. Además a lo largo de los años se han realizado gran cantidad de traducciones y validaciones con semejantes resultado (Atienza et al., 2000).

La adaptación de la Escala de Rosenberg hecha por Vázquez, Jiménez y Vázquez-Morejón (2004) donde se evaluó a pacientes tratados en centros de salud mental. Se brinda evidencias de validez y confiabilidad. Por un lado, la validez de criterio tipo divergente; en este caso la autoestima se asoció a la psicopatología en general. Donde la puntuaciones muestran una relación sustancial de signo negativo con puntuación total en el cuestionario de 90 síntomas -SCL90R- (r = -0.61)

Vídeo

 

Bibliografía:

  • Angulo, D. (2013). “AUTOESTIMA Y SATISFACCIÓN MARITAL EN TRABAJADORES CON MOVILIDAD LABORAL” (Bachiller). Universidad Catolica de Santa María.
  • Atienza, F., Moreno, Y., y Balaguer, I. (2000). Análisis de la Dimensionalidad de la Escala de Autoestima de Rosenberg en una Muestra de Adolescentes Valencianos. Revista De Psicología Universitas Tarraconensis, 22, 29-42. Retrieved from https://www.researchgate.net/publication/308341043_Analisis_de_la_dimensionalidad_de_la_Escala_de_Autoestima_de_Rosenberg_en_una_muestra_de_adolescentes_valencianos
  • Branden , N. (2001). La Psicología del Autoestima. América: Paidos América
  • Camaiora Chiappe, G. (2018). Dependencia Emocional Y Autoestima general y contingentes a la relaciones de pareja en mujeres adultas en una relación de pareja de Lima Metropolitana (Tesis de pregrado). Lima : Universidad de Lima .
  • Castex, A., Montecinos, P., y Quiroz, A. (2002). Sentimiento de ser útil y necesario en el mundo, 32-34. 
  • Cogollo, Z., Herazo, E., y Campo, A. A. (2015). Escala de rosenberg para autoestima:consistencia interna y dimensionalidad en estudiantes de Cartagena, Colombia. Psicología:Avances en la disciplina, 61-71.
  • Coopersmith, S. (1967) The antecedents o/ self-esteem. Consulting Psychologists Press
  • González Martínez, M. (1999). Algo sobre autoestima: Qué es y cómo se expresa. Revista de Pedagogía de la Universidad de Salamanca, 217-232.
  • Monbourquette, J. (2004). De la Autoestima a la estima del Yo Profundo; De la psicología de la espiritualidad (págs. 27-51). Montreal (Quebec) : Sal Terrae.
  • Mora, M. y Raich, R.. (2005). Introducción. En Autoestima(pp. 9-19). Madrid: Sintesis.

 

 

 

La enfermedad de Parkinson

La enfermedad de Parkinson

Resultado de imagen para imagenes parkinson gratis descargar

1.-Introducción, una mirada global a la enfermedad de Parkinson

La enfermedad de Parkinson es una enfermedad neurodegenerativa estudiada por primera vez en 1817 por el doctor inglés James Parkinson, quien agrupó los diagnósticos de una serie de pacientes de entre 50 y 60 años cuya sintomatología se caracteriza por presentar temblor continuo en estado de reposo, rigidez muscular, adopción de posturas anormales y lentitud en movimientos de carácter voluntario.

Esta enfermedad es de carácter degenerativo y afecta a la sustancia negra o gris del cerebro; además, afecta el sistema dopaminérgico en el cerebro. Al ser la secreción de dopamina insuficiente para el cuerpo, los movimientos de este no se efectúan de forma efectiva y armónica, generando la enfermedad del Parkinson.

La enfermedad del Parkinson es crónica, es decir, de larga duración. Por lo tanto, se puede afirmar que sus afectos no son solo a nivel biológico, también a nivel psicosocial, trayendo sentimientos de tristeza y desesperanza tanto al paciente como a sus allegados 

2.-¿Qué es el Parkinson?

Resultado de imagen para parkinson

El parkinson es una enfermedad producida por un proceso neurodegenerativo multisistémico que afecta al sistema nervioso central, también explicada como enfermedad neurodegenerativa progresiva que afecta a la proyección nigroestriatal dopaminérgica. Esto provoca la aparición de una serie de síntomas motores y no motores. Esta enfermedad es crónica y puede perjudicar de diferente manera a cada persona que la padece, tal es el caso que la evolución puede ser muy lenta en algunos pacientes y en otros puede evolucionar más rápidamente. 

  Afecta prácticamente por igual tanto a hombres como a mujeres, en todas las razas y en todos los continentes, excepto que con ligeras variaciones. Cada año, surgen aproximadamente 20 nuevos casos de enfermos de párkinson de cada 100.000 habitantes. A partir de los 65 años de edad, el número de afectados aumenta de tal manera que alcanza el 2%, es decir, que en un grupo de 100 personas mayores de 65 años dos de ellas padecerán esta enfermedad. 

3.-Posibles causas de la enfermedad

parkinson dopamina blog de psicologia causas

En la actualidad, se conoce que una de las causas centrales del Parkinson es producto de la pérdida de dopamina; sin embargo, existe una combinación de factores entre lo genético, medioambiental y la edad que también originan esta enfermedad. 

  Según la Federación Española de Parkinson menciona con respecto al factor genético que entre un 15% a 25% de las personas que tienen esta enfermedad cuentan con algún pariente que la desarrollado esta enfermedad; por el contrario, un 90% adquiere esta enfermedad de manera esporádica sin que se deban a una alteración genética concreta. Asimismo, con respecto al factor de la edad, este si es un claro factor de riesgo siendo la edad media del diagnóstico entre los 55 – 60 años así la prevalencia aumenta exponencialmente a partir de la sexta década de vida. El factor medioambiental de la enfermedad de Parkinson se refiere al riesgo del consumo a lo largo de los años de agua de pozo o haber estado expuesto a pesticidas y herbicidas. 

  Por otro lado, el Parkinson se caracteriza por la pérdida de la producción del neurotransmisor de la dopamina que se encarga de realizar el movimiento del cuerpo correctamente. Cuando el cerebro no dispone de la dopamina suficiente para mantener un buen control del movimiento, los mensajes de cómo y cuándo moverse se transmiten de forma errónea, apareciendo de forma gradual los síntomas motores típicos de la enfermedad. Además, se conoce que la pérdida de neuronas dopaminérgicas es un aspecto normal del envejecimiento; no obstante, cuando hablamos de EP nos referimos a la pérdida del 80 a 90% de estas neuronas, causando así manifestaciones obvias y limitantes.

  Asimismo, la dopamina se encuentra en la sustancia negra, situada en el mesencéfalo, la cual comprende dos porciones. Una de ellas es la sustancia negra reticulada, que contiene en su mayoría neuronas GABA que tienen función inhibitorias, es decir, la capacidad para controlar las respuestas impulsivas o automáticas y generar respuestas mediadas por la atención y el razonamiento. 

  Su segunda porción se denomina sustancia negra compacta, compuesta por neuronas dopaminérgicas que envían sus neurotransmisores hacia el cuerpo estriado para  la regulación de los movimientos intencionales y de los automáticos. Es sobre esta interacción que descansa la causa de la Enfermedad de Parkinson. 

4.-Síntomas 

Resultado de imagen para parkinson sintomas

Los 2 síntomas claves de la enfermedad del parkinson son el temblor y la marcha festinante. Para su diagnóstico se debe de apreciar una bradicinesia y, al menos uno de los siguientes síntomas: rigidez muscular, temblor de reposo a 4-6 hercios e inestabilidad postural no debida a afectación visual, vestibular, cerebelosa o propioceptiva primaria. 

El temblor se puede ver en estadios iniciales en las manos y/o brazos. Se caracteriza por permanecer cuando la persona está en reposo y por desaparecer cuando ella está en movimiento. Se describe la marcha festinante típica de la enfermedad de Parkinson es bradicinética, con pasos cortos y muy lentos, un mal despegamiento del suelo, se camina manteniendo la flexión de caderas, rodillas y codos, ausencia de oscilaciones de los brazos y con el tronco inclinado hacia delante por una pérdida de equilibrio ya que el cuerpo se mueve antes que los pies.  Conforme el paciente sigue caminando, los pasos suelen volverse más rápidos y a veces hay dificultades para parar. 

  En estadios intermedios y avanzados se presentan “trastornos en el control de impulsos (juego o compras patológicas e hipersexualidad) o alteraciones del comportamiento, como la realización de actividades estereotipadas complejas (coleccionar o construir objetos inútiles)”  

En estadios más avanzados, después de 5-8 años de padecer la enfermedad bajo medicación suelen aparecen las demencias, el deterioro cognitivo, la depresión y ansiedad, la apatía, la psicosis, los trastornos de control de impulsos, etc con diferente intensidad en cada paciente. Se le describe como estadios avanzados cuando el tratamiento convencional no proporciona un control motor adecuado de los síntomas para desarrollarse en la vida cotidiana. Se presentan periodos de on/off que dependen del efecto de la medicación. ON cuando el efecto beneficioso está presente y OFF cuando los efectos ya no están presentes lo cual se pronuncia en fluctuaciones motoras. 

  Dentro de los síntomas motores se encuentran las discinesias (movimientos involuntarios) y las fluctuaciones motoras (del control). Las discinesias presentan movimientos en su mayoría coreicos, pero también se presentan movimientos distónicos o balísticos. Los primeros que aparecen involucran las partes orofaciales, cervicales y en los miembros y suelen resultar incapacitantes y dolorosas para el paciente. Son llamadas discinesias de pico de dosis ya que “coinciden con el pico plasmático de levodopa y con el máximo efecto de la medicación”. Las discinesias bifásicas se presentan cuando la medicación baja su efecto o se termina en los miembros inferiores como movimientos coreicos y/o balísticos.  Durante los periodos de OFF, las discinesias suelen ser distónicas. Las fluctuaciones motoras se originan debido a cambios en los efectos de la medicación: deterioro de fin de dosis, el retraso en el inicio del efecto, fallo en el efecto, acinesia nocturna o matutina y fluctuaciones motoras complejas imprevisibles. 

Existen síntomas motores que no reaccionan o son controlables por la medicación en este estadio de la enfermedad, como: trastornos de la marcha (congelamiento de la marcha), trastornos posturales, inestabilidad, disfagia y disartria. 

  Los síntomas no motores son: la presencia de trastornos del sueño; dificultad para conciliar el sueño, fragmentación del sueño, trastorno del sueño REM, inversión del ciclo del sueño-vigilia y somnolencia diurna excesiva, los síntomas autonómicos;  la incontinencia urinaria, estreñimiento, hipotensión ortostática, disfunción sexual, sialorrea, y los delirios o alucinaciones que se originan debido a la degeneración neuronal de canales dopaminérgicos y no dopaminérgicos. Se pueden presentar en cualquier estadio de la enfermedad pero durante el estadio avanzado se hacen más pronunciados e incapacitan fuertemente al paciente. Los factores para predecir el desarrollo de demencias son principalmente la edad del paciente y la duración de la enfermedad. Otro síntoma es el dolor. Puede ser el dolor músculo-esquelético, dolor distónico, dolor neuropático y dolor central. Suele fluctuar según los períodos de ON y OFF, siendo leve en el primero y más agudo en el segundo.

5.-Prevención de la enfermedad

Resultado de imagen para prevencion en salud

A pesar de ser la enfermedad de Parkinson una enfermedad idiopática|, es decir que no tiene una causa primaria conocida, hay factores de riesgo que aumentan la posibilidad de desencadenar la enfermedad. El Minsal (2010) indica que el parkinson se da debido a la combinación de factores genéticos y ambientales. Dicha entidad explica que explica que la exposición a pesticidas y toxinas, junto a la predisposición genética, desencadenan la enfermedad. Por ello, el uso de pesticidas debe ser regulado, y de ser usado, se debe asegurar el uso del equipo adecuado. Además, el consumo de drogas y traumatismo en el sujeto también son factores desencadenantes; por ello, se deben evitar estas conductas de riesgo.

Tratamiento

  1. Farmacológico

El medicamento más eficaz para el tratamiento de la enfermedad de Parkinson es un fármaco llamado Levodopa. Desafortunadamente, los efectos de la medicina en tratamientos prolongados van dejando de tener efecto, solo el 25 % tiene una respuesta adecuada. Debido a ello, se origina el fenómenos “on/off” explicado anteriormente. Otros fármacos usados durante el Parkinson son los anticolinérgicos, útiles para el temblor y la distonía; la amantadina, que mejora los síntomas iniciales; y la selegilina, que tiene un efecto neuroprotector y modifica un poco el curso de la enfermedad.

  1. Cirugía

Dentro de este campo se realizan las palidotomías, en las que se coloca una sonda eléctrica pequeña en el globo pálido. Esta se calienta a 80 ° C por 60 segundos y sirve para destruir un pequeño conjunto de células cerebrales ubicadas en ese lugar. Este tratamiento se usa cuando los síntomas del Parkinson son difíciles de manejar para el paciente

Infografía

infografia enfermedad de parkinson psicologiaautodidacta blog de psicologia

Bibliografía

  • Catalán, M (s.f.). Asociación Parkinson de Madrid. Obtenido de https://www.parkinsonmadrid.org/el-parkinson/el-parkinson-definicion/
  • De la Casa, B.. (2017). Guía informativa de la enfermedad de Parkinson. 2018, de Federación Española de Parkinson Sitio web: http://parkinsoncantabria.com/documentos/guia_parkinson.pdf 
  • Estrada- Bellmann, I., Martínez, H., (2011) Diagnóstico y tratamiento de la enfermedad de Parkinson. Avances. 25, página 16-22
  • Figueroba, A. (2018) Parkinson: causas, síntomas, tratamiento y prevención. Psicología y mente. Recuperado de: https://psicologiaymente.com/clinica/parkinson
  • J. Kulisevsky, M.R. Luquin, J.M. Arbelo, J.A. Burguera, F. Carrillo, A. Castro, et al. (2013). Advanced Parkinson’s disease: Clinical characteristics and treatment (part 1).
    Neurología (English Edition), 28, páginas 503-521
  • Martínez-Fernández, M., Gasca-Salas. C., Sánchez-Ferro, A., Obeso, J., (2016) Actualización en la enfermedad de Parkinson. Revista Médica Clínica Los Condes, 27, páginas 363-379.
  • Ministerio de Salud de Chile (MINSAL) (2010) Guía clínica. Enfermedad de Parkinson. Serie guía clínicas Minsal. Recuperado de: http://www.minsal.cl/portal/url/item/955578f79a0cef2ae04001011f01678a.pdf
  • Vargas,L.. (2007). Enfermedad de Parkinson y la Dopamina. BUN Synapsis, Vol. 2, 11-15
El bienestar psicológico

El bienestar psicológico

bienestar psicologico blog de psicologia

La definición de bienestar psicológico puede variar de una cultura a otra. Por ejemplo, en Estados Unidos, como ocurre en occidente en general, se da un mayor énfasis a las emociones positivas y se espera que la gente sienta y exprese muchas más emociones positivas que negativas, considerando las emociones negativas como algo de lo que hay que librarse. En Japón, en cambio, ambos tipos de emociones se expresan de forma moderada y la sociedad no empuja a las personas a sentir principalmente emociones positivas y no sentir muchas emociones negativas.

1.-Introducción: ¿Qué es el bienestar psicológico?

El bienestar psicológico es un tipo de bienestar más interno e independiente y duradero, Sena y Meléndez (2006) expresan que el bienestar psicológico viene a ser “un equilibrio entre expectativas, esperanzas, sueños, realidades conseguidas o posibles, que se expresan en términos de satisfacción y capacidad de afrontar los acontecimientos vitales, con el fin de conseguir adaptación o ajuste”.

García- Viniegras y González (2000) afirman que el bienestar psicológico es un constructo que expresa el sentir positivo y pensar constructivo del ser humano acerca de si mismo, que se define por su naturaleza subjetiva y vivencial, y que se relaciona estrechamente con aspectos particulares del funcionamiento físico, psíquico y social. Así, el bienestar psicológico se basa en el crecimiento de las aptitudes y el desarrollo personal como indicadores primordiales del funcionamiento positivo. Asimismo, en palabras de Sena y Meléndez (2006), este tipo de bienestar “está más asociado a la consecución de nuestros potenciales”, es decir, el proceso mediante el cual se logran alcanzar valores que nos hacen vivos y auténticos. Va más allá de ser actividades placenteras o displacenteras, sino aquellos que hacen posible que crezcamos como personas.

El bienestar psicológico está vinculado con el estado emocional y mental, el cual determina el funcionamiento psíquico apropiado en la persona a través de su paradigma personal y la manera de adaptarse a las exigencias externas e internas del entorno social y físico. Por lo tanto, se relaciona con poseer experiencias positivas, con la aptitud de apartar o no aceptar aquellas que nos resulten inadmisible y con la capacidad de habituarse ante diversas situaciones con.

2.-Dimensiones del bienestar psicológico

bienestar psicológico blog de psicologia

A.-Bienestar psicológico subjetivo

El bienestar psicológico subjetivo es concebido como la búsqueda del crecimiento personal, el desarrollo del potencial humano y el sentido de la vida en el presente y en el futuro.

B.-Bienestar material

El bienestar material es todo aquello que está incluido dentro de los derechos de las personas, su situación económica actual, los ingresos económicos que tienen, posesiones materiales, su estatus socioeconómico y otros índices semejantes. Además, esta dimensión mide la percepción subjetiva que tiene cada persona sobre su situación económica, teniendo en cuenta todos los bienes materiales que posee. Es decir, cómo se ve a sí mismo con respecto a su situación económica.

C.-Bienestar laboral

Según Martín (2005) define el bienestar laboral como consecuencias personales del trabajo. Su importancia radica en sus efectos sobre la propia organización y sobre el trabajador y su familia, considerando el bienestar laboral igual que la satisfacción laboral, menciona que este cumple un papel importante en la satisfacción general, relacionándose ésta con la salud, en un sentido completo.

D.-Relaciones con la pareja

Según Becerra-Flores, Roldan, y Flores (2012), las relaciones de pareja han ido adquiriendo un significado más importante a través de los años, actualmente representan un vínculo interpersonal que caracteriza y describe a cada uno de los integrantes de la pareja y la relación que forman. Su creación representa un compromiso que tiene como objetivo que cada pareja se sienta satisfecha, puesto que las relaciones satisfactorias, son consideradas como indicadores de felicidad y estabilidad.

La satisfacción en la pareja se puede definir como la autoevaluación positiva o negativa que la  persona realiza sobre su  relación  de  pareja  actual.  Esta  autoevaluación  dependerá  del cumplimiento  de  las  necesidades  y  expectativas  que la  persona tenga sobre lo que es una buena relación de pareja. Así, está en relación con la actitud hacia la interacción y los aspectos de la pareja, la cual incluye satisfacción con las reacciones emocionales de la pareja, la relación en sí y los aspectos estructurales.

3.-Autoestima y bienestar psicológico, ¿relacionados?

bienestar psicologico y autoestima blog de psicologia

La autoestima es esencial para el bienestar psicológico, pues las condiciones personales del adulto; entre ellas su  autoestima pueden verse estrechamente relacionadas con las satisfacciones que tienen con sus propias vidas, con sus formas de percibir, pensar, actuar y sentir. Para la formación del  bienestar psicológico se requiere de la autoestima y la estructuración de la personalidad de los individuos, pues se convierten estas en una instancia necesariamente fortalecida al momento de enfrentar el mundo que los rodea.

Al ser el autoestima un aspecto importante de todas aquellas conductas promotoras de la salud, esta actúa como medio efectivo para el enfrentamiento de retos, amenazas y estrés; siendo  un factor para mantener niveles de bienestar adecuado; Siguiendo la premisa anterior, las personas que presentan niveles elevados de autoestima tienden a experimentar un mayor bienestar, y una buena salud en general. Es por esto, que la autoestima cobra un valor sumamente en el bienestar psicológico del adulto, pues para obtener un nivel elevado de bienestar deberá valorar cada una de las habilidades y características que tenga.

Bibliografía:

  • Becerra-Flores, S., Roldan, W., y Flores, W. (2012). Factores de enriquecimiento, mantenimiento, comunicación y bienestar en la relación marital. Revista de Psicología GEPU, 3 (1), 37 – 62.
  • González-Méndez, H. (2005). El paradigma personal. Un modelo integrador en psicoterapia, Mérida, Venezuela. Universidad de Los Andes.
  • García-Viniegras, C. y González, I. (2000). El bienestar psicológico. Su relación con otras categorías sociales. Revista Cubana de Medicina General Integral. 16 (6), 586-592
  • Hernández, A., y Hernández, L. (2016). Bienestar subjetivo, bienestar psicológico y significación vital en personas mayores. Tenerife: Facultad de Ciencias Políticas, Sociales y de la Comunicación
  • Martín, A. D. (2005). Calidad de Vida Laboral y Psicología Social de la Salud en el Trabajo: hacia un modelo de componentes comunes para explicar el bienestar laboral psicológico y la salud mental de origen psicosocial. Resultados preliminares. Revista del Ministerio de Trabajo e Inmigración, (56), 57-98
  • Rodríguez, A., Goñi, A. y Ruiz de Azúa, S. (2006). Autoconcepto físico y estilos de vida en la adolescencia. Psychosocial Intervention, 15 (1), 81-94
  • Sánchez-Cánovas, J.(1998) Escala de Bienestar Psicológico. Madrid
  • Schalock, R. y Verdugo, M. (2007). El concepto de calidad de vida en los servicios y apoyo para personas con discapacidad intelectual. Revista Española sobre discapacidad intelectual , 21-36.
  • Sena, C. M., y Meléndez, J. C. (2006). Bienestar psicológico en envejecientes de la República Dominicana. Revista Iberoamericana de Gerontología y Geriatría, Geriatrika, 22, 97-105

Vielma Rangel, J., y Alonso, L. (2010). El estudio del bienestar psicológico subjetivo. Una breve revisión teórica. Educere, 14(49), 265-275